miércoles, 7 de mayo de 2008

La Abstracción

No hay nada mejor para abstraerse como silenciar nuestros sentidos y estar atentos a lo que queda.

Como esa es tarea dificil donde las haya, en mi caso, suelo recostarme bajo un frondoso árbol, me gustan mucho las higueras, y ahí cierro los ojos dejando todo el protagonismo al oido. La música que puede descubrirse es pasmosamente hermosa y creo que no cambiaría nada por esos momentos de solaz y sosiego.

Cuando el campo no está disponible pues entonces no queda nada mal dedicarse a escuchar con deliete alguna de las piezas que pueden encontrarse en el siguiente enlace:

http://www.epdlp.com/operas.php

Las hay hermosamente desconocidas y otras conocidamente hermosas.

En todo caso, dependerá, como siempre, de si uno tiene el espíritu presto a estos placeres sencillos.